La Vista (2007)

Saúl Gómez Jiménez, “Guákala”, pintura acrílica y comida sobre piso, 2007

Saúl Gómez Jiménez, “Guákala”, pintura acrílica y comida sobre piso, 2007

La Vista

 

Curador: Yohanna M. Roa
19 de abril de 2007
Exposición Multidisciplinaria

Galería Sector Reforma Arte Contemporáneo/
Felipe Manzano (México), Carlos Lara (México), Pilar Cortez Núñez (México),
César Rangel (México), Mónica Espinoza (México), Daniela Juárez (México),
Carlos Altamirano (México), Rodrigo Hernández (México), César Córdoba (México), Javier Carmona (México), Iván Áviles (México), Silvia Barbescu (Rumania), Mabel Larrechard (Argentina), Dax Morrison (Canada), Ossian Theselius (Suecia), Tamara de Laval (Suecia), Christian Santana Prinz (Alemania), Noriaky Hayashi (Japón), Luis Ricaurte (Colombia), Yohanna M. Roa (Colombia), Saúl Gómez Jiménez (México), Leticia Barradas (México)

UNO: Para que un paisaje sea admirado, se requiere de alguno de los siguientes personajes: un espectador, un viajero o un artista. El primero lo ve, el segundo lo descubre y el tercero lo simula.
El espectador sin pretensiones llega a apreciar espacios insospechados, acaso guiado únicamente por el azar. El viajero, mucho más tenaz, recorre lugares con la sola intención de la aventura y, sentimentalmente, guardaría el secreto. El artista, por su parte, se apropia de un panorama específico para compartirlo; lo emula a pesar de que su única garantía es el fracaso.
DOS: El tema de esta exhibición se presta para concluir que lo natural en la evolución y transformación del mundo resulta, al mismo tiempo, su destrucción y escarnio. Esta exposición da cuenta de un sentido tradicional para tratar el tema, pero también están los que buscan otras formas para ver otros tipos de paisaje.
De lo familiar a la elipsis, de la impronta bidimensional al instante dramático, los artistas aquí convocados han hecho su particular lectura del paisaje o, en casos específicos, el espectador de esta muestra advertirá una suerte de paisajes malditos o antipaisajes que también forman parte de nuestras realidades cotidianas.
TRES: El paisaje es naturaleza pero también es materia artificial. En horizontes y tiempos el paisaje es, en primera instancia, motivo de experiencia. De un tiempo a la fecha, cualquier paisaje es más que nunca la certeza de que el entorno natural jamás podrá ser recuperado; un recuerdo de un pasado que se aleja inexorablemente: un destino que hemos elegido.
CUATRO: El paso del tiempo altera al paisaje, al igual que las obras de arte que pagan la factura del paso de los años.

Fernando Islas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>